Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / AROS BOLIVIANOS
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

AROS BOLIVIANOS

La veía perderse. Decían que estaba embrujada y acusaban a su madre. No se

recuperaba del parto y la wawa le consumía la grasa. Un año atrás se había

enamorado del ánimo bailantero de esa mujer, y ahora era incapaz de tomar

la mano descarnada que le tendía.



Ella estaba poco en la cama porque el cansancio no la dejaba dormir,

revolcándose con palabras pastosas, y la leche agria quedaba en la comisura

de los labios del bebé, que perdía el blanco de los ojos. Decían que no iba a

llegar al año.



Su compadre dijo que lo bautizara para que no fuera duende, y él soñaba que

su mujer, desde una cara con la carne seca, le decía cosas que no podía

entender.



Se dejó caer, ebrio. Lo despertaron con insultos: ¡Boliviano! Se abalanzó sobre

el que le gritaba, pero no dio con nadie y lo echaron a la calle. Se tambaleó en

la neblina queriendo vomitar. Le pareció patear una gallina. Vio a su madre.



- ¡No quiero que me digan boliviano!



- ¿Y qué le van a decir, pues?



Quedó encandilado por los aros de plata. Vomitó.



- ¿Cómo quiere que le digan, pues?



- Vos sos boliviana, pues.



En vez de sostenerse, le arrancó los aros y los tiró a la acequia. Vio el agua

turbia. El brillo de la plata estallaba como el reflejo de la luna.



Cayó de rodillas. Metió la mano en la acequia y sacó piedras y barro. Al

mostrárselos, la mujer negaba y él descubría que no eran los aros. Se detuvo

al verse las manos ensangrentadas. Se lavó la cara. Vio a su madre lejana y

reducida a una mujer vieja, y el resplandor de los aros en el agua.



Lo despertaron en la calle y lo llevaron a la casa. Sintió el sueño profundo de

los suyos. Miró a la wawa y a la mujer hasta que la luz terminó por entrar. Ella

se echó a reír al verle la cara sucia de barro enrojecido.



- ¿Peleaste con el diablo, pues?



Se oían cumbias. Afuera estarían borrachos. Quiso decirle que volverían a

bailar, pero no podía ser optimista. Se acostó junto a ella y dijo que

bautizarían al bebé.



- Sh. No lo despiertes.



Tuvo miedo de no poder despertarlo, y volvió a sentir deseos por esa mujer.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /