Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / FUSIL Y CULEBRON
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

FUSIL Y CULEBRON

Ellos seguían con la Cenicienta y ella sentía odio. Vivía en un barrio pobre de

Lima, adoraba las telenovelas pero nunca le pasaba nada semejante. Ellos

dijeron que el mundo podía ser distinto y que los burgueses eran

despreciables, cosa que sabía en carne propia.

Creyó que vistiendo uniforme podía pasarle algo, como a su hermano que era

policía, y fue a la sierra como la Cenicienta al baile del príncipe. Tal vez no

sabía que luchaba por un mundo en el que todas pudieran ser princesas.

Llegó la orden de ocupar la embajada. Entraron con la velocidad de un rayo,

movimientos calculados, y tomaron a medio centenar de rehenes. Los tipos

estaban en una fiesta como las de las telenovelas.

En un cuarto había un televisor, y a las cinco de la tarde lo encendía para ver

como el patrón se enamoraba de la mucama. La luz de la pantalla se reflejaba

en su cuerpo uniformado, abrazada al fusil.

La patrona encaró a la sirvienta. La amenazó con echarla si no dejaba de

entrometerse entre el señorito y su felicidad. Esa vieja de mierda iba a morir,

porque así son los culebrones, y ella iba a ocupar su lugar. Tal vez hubiera

una escena cómica cuando la mucama, vestida de señora, bajara por las

escaleras de la mansión. De todos modos se le cayeron unas lágrimas.

Una puerta se abrió en el momento menos oportuno. Eran soldados que no

estaban dispuestos a darle tiempo a reaccionar. Uno le disparó en la cara y el

otro buscó más guerrilleros en el cuarto. No había nadie. Miraron el patio por

la ventana. Se oían detonaciones que bajaban por los pasillos y gritos secos.

Uno de los milicos apagó la televisión.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /