Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / ENTREVISTA CON SALVADOR TORRES, PADRE DE LOS NIÑOS ASESINADOS EN YAQUISPAMPA. LA MADRE ESTA PRESA CULPADA DEL CRIMEN.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

ENTREVISTA CON SALVADOR TORRES, PADRE DE LOS NIÑOS ASESINADOS EN YAQUISPAMPA. LA MADRE ESTA PRESA CULPADA DEL CRIMEN.

- ¿Cual es su nombre?



- Salvador Torres. Y pasó esto así... este atraso

que nunca lo pensaba yo, quedando bien, mi señora con mis

hijos, siempre los dejo así yo salgo a trabajar para dos,

tres días, y a sembrar mis papas para mis hijos, a poner

mi techo de mi casa, todo eso, ¿ve? Y resulta me pasó

esto. Cuando los dejé con mis cuatro chicos, con confianza

siempre como sabía dejarlos, y me ha pasado esto. Porque

tenía dos en la escuela, siempre los atendía todo el

invierno en el cerro, los despachaba a la escuela a los

dos, a los más grandecitos, a mi hijita la Mabel y a

Wilfredo. Era lavar la ropa, siempre, preparaba sus

mochilas, sus útiles, los iba llevando a la escuela, los

dejaba, y después yo me iba de nuevamente al monte a ver a

mi señora, porque quedaba con los más chiquitos, siempre,

y cuando quedaba ya con los cuatro ya, ya la ayudaban los

más grandecitos, yo me tardaba un poco más, tenía que

trabajar en el cerro, preparar así, ya llegan lluvias y

los techos están mal, hay que aprovechar trabajando. El

invierno, ¿ve? Porque ya en el verano es difícil ya,

porque hay mucha lluvia, allá llueve bastante, bastante,

así que... De eso ya yo me tardaba un poco más porque ya

le ayudaban los chicos grandes. Mi señora ayudaba a cuidar

las ovejas.



- ¿A cuantas horas estaba el rastrojo?



- Bueno, ellos quedaban en el monte, es decir, se

trasladaban nosotros el tiempo de invierno, es por el

asunto, por el pasto, por la hacienda, ¿ve? En el cerro ya

no hay nada, en el cerro ahí esta todo ya seco, mucho

viento, mucho frío, para evitar ese frío, el viento,

nosotros trasladamos a la parte del monte, la Higuera. Y

por ese asunto se trasladamos ahí, para criar la hacienda,

todo eso, para evitar el frío. Y después, es vuelta, yo he

salido, justamente nos faltaba sembrar papas, cuando dejé

a mis chicos, así con... cuatro, y resulta, cuando yo

volví, yo lo quedaba tal día volver, yo ese día volvía, y

ya de vuelta, ya... había pasado todo esto. Yo no lo

pensaba nunca.



- Nunca lo hubiese imaginado.



- Si. Y mi he sorprendido mucho, que nunca lo

pensaba que pasara estas cosas. Mi señora quedando bien,

nunca hemos tenido ningún problema, siempre quedaba bien,

bien.



- ¿Qué puede creer usted que es lo que sucedió?



- Yo pienso una parte que ella había ido a la

iglesia, cuando venía a cobrar, y después ya ha vuelto un

poco cambiada, pero eso no hacía mucho, un poco cambiada,

ya no tenía el mismo carácter, para mi, el cariño, algo

así. Y yo pienso capaz que eso le ha hecho mal, ¿que habrá

pensado?, no se sabe.



- Usted no participaba de la misma iglesia que ella.



- No, yo no. Ninguno de nosotros. Eso es lo que

pasó. Y, ¿qué más puede ser?



- ¿Desde cuando notó usted estos cambios de carácter

o de personalidad?



- No hacía mucho, no hacía mucho que, parece que era

en Octubre, los primeros días de Octubre, o Septiembre.



- ¿Ella cambió de religión en ese momento?



- No, no. Antes si, antes hace como cuatro años ella

se bautizó todo con eso.



- ¿Cual era esa iglesia?



- De aquí de Pueblo Nuevo. Y después ha dejado, ha

dejado y estábamos bien, bien, bien. Ha dejado. Hasta

Setiembre de este año. Después ha cambiado así y ¿quien va

a pensar que tan prontito pasara esto? Yo digo que una por

eso hizo eso y no se como es el asunto. Y después había

otro problemita, tenía un vecino que andaba con mi hija,

que estaba estudiando, y así había andado con mi hija y él

es casado, todo, y su señora trabaja en la escuela, era

cocinera.



- En la escuela de Yaquispampa.



- Si, de Yaquispampa. En esos problemitas, así, de

como arreglo, arreglado personalmente así allá en Mayo, y

resulta que igual después este seguía, y no se si habrá

renegado algo, digo yo. Esas dos cosas le tengo yo porque

que puede ser.



- ¿Había habido una pelea con este señor?



- No. Palabras. De palabras, si.



- ¿Y había dejado de estar con su hija ya?



- Si ya, porque hemos arreglado ya nomás. Si,

buenamente, diciendo que nunca más, y después vuelto a

seguir, y vuelto a decir a mi señora, así que esto, más de

vuelta. Y en eso también digo capaz que ha renegado, algo.

En esas dos cosas son, que yo puedo imaginarme, por eso

pasa, y después ninguna cosa, porque nosotros nunca hemos

peleado con mi señora, ni tampoco a mis hijos nunca les he

pegado, de tanto que los quería, nunca les he tocado. Era

de cuidarles mucho.



- ¿Y usted se ausentó cuanto tiempo antes de estos

hechos?



- Esto, cuando pasó, una semana justito. Yo salía el

día Domingo y dicho yo tengo que volver el otro Domingo.

Porque quedaban allá dos chicos más grandes, la ayudaban

siempre, ¿se da cuenta? Cuando quedaba con los más

chiquititos yo no me tardaba mucho. Yo me iba para tres

días y ya estaba vuelto juntos. Tres días cuando tenía

cosas que hacer, y me volvía. Eso era, nada más. Y en ese

tiempo, bueno, cuando los maestros dan clases veinte días

allá, continuamente todo Sábado y Domingo, y los da diez

días para descanso, en esos diez días está pasando eso,

porque ya no están en la escuela. Y para sembrar, todo

eso, muchísimo sembrábamos nosotros.



- Entre su casa y la casa más cercana, ¿cuanto

tiempo hay más o menos?



- Usted me estaba preguntando de cuanto queda del

monte al cerro a la casa. Será cuatro horas y media más o

menos, donde están nosotros, y ¿cuantos kilómetros será?

Veinte, será. por ay.



- ¿Y con los vecinos más cercanos?



- Con los vecinos más cercanos... a una hora y

media, más o menos de camino, si. Hora y media, dos horas,

teníamos ahí tres vecinos, cuatro.



- ¿Y con alguno a ha tenido una amenaza, una pelea?



- No, lo único que digo con ese tipo que anduvo con

mi hija, lo hizo perder el estudio, todo, estaba

estudiando el bachiller de distancia. Perdió mi hija de

eso, y capaz que ha renegado todo eso, porque... Y

después, así de sembrado, eso, hemos sembrado bastante,

por eso hasta ahora me queda la cosecha del año pasado,

hasta ahora, y yo siempre guardo para mis hijos, así, y

ahora está ahí, entero, todo eso, papa, papa verde. Ahí no

le faltaba nunca ninguna cosa, para comer tenían bastante.



- Necesidades materiales no tenían.



- Ni de cuidado, nosotros sólo cuidábamos mucho a

los chicos. Yo conmigo andaban, así, a la escuela, mi

señora quedaba ahí con las ovejas, en el monte y los

chiquitos, y yo todo el invierno sacaba arriba la casa que

queda más cerquita de la escuela, ya los hacía lavar su

ropita, preparar sus útiles, y los iba a llevar, dejaba en

la escuela, el día Lunes siempre y los esperaba el día

Sábado, vuelta los llevaba el día Lunes.



- ¿Usted ha vuelto?



- Desde que pasó esto ya no he vuelto.



- ¿Ha tratado de reconstruir o de pensar como fueron

los hechos?



- Y, más o menos, yo me estoy, estoy pensando que

capaz que a ella así la ha agarrado alguna, tipo, así como

pensado algo, ella habrá hecho, o quizás iba a ayudarle a

alguien, no se sabe. Esa es mi imaginación, de mi no se,

pero ella en su momento habrá estado sana, quizás alguien

ha venido le ha dado algo, uno cuando está sano nunca va a

hacer eso, eso es que yo, pensar de mi.



- ¿Usted ha hablado con ella?



- Si, ahora ya he hablado, dos veces, tres veces he

ido, y le he preguntado. Ella dice que no se acuerda nada,

le ha agarrado así como, que ha venido así bramando así, y

le agarró como un sueño, y no se acuerda nada nada, dice.

Nada no se acuerda, y cuando ella se ha dado cuenta ella

estaba tirada ya, eso me dijo.



- ¿Y ella recuerda haber visto a alguien?



- No, nada. No se acuerda nada, dice. Eso me

contestó a mi. Me contestó cuando yo le pregunté ahora.

Ella ha sido ayer que me ha dicho así, así es.



- ¿Qué dice ella? ¿Puede leer los diarios, escuchar

la radio?



- Si, queriendo si. Pero no se si será bueno hacerla

escuchar porque yo quiero que se recupere, porque sinó se

va a empezar a... Porque yo lo quiero hacerle curar porque

no vuelva a empezar, llevarla a psiquiatra o algo así.

Porque si no ahora no está bien ha dicho algunas cosas que

no puede ser, no le podemos exigir, porque no está bien.

Ese es mi pensamiento.



- ¿Y la relación con el resto de la comunidad era

buena?



- Después con el resto si.



- ¿No había problemas de tierras ni con los animales?



- Nada, nada. Lo único con ese, pero no hemos tenido

problemas. No, nunca. Vivíamos muy bien.



- ¿Y en este tiempo que ella ha cambiado el

carácter? ¿Nunca se iba preocupado?



- Yo pensaba sacarle al cerro con todas la ovejas, y

la casa dejar y traer, y hacer todos los arreglos. Eso era

un pensar, así habíamos quedado, sacar toda la hacienda

del monte porque si no es muy lejos para dejarlos ahí, y

los chicos más, así que, bajar al cerro, ahí la haciendita

está más cerca, y ya venir a solucionar todo eso. Ese era

mi pensar, hemos conversado eso. Yo había pensado en

traerla, ya había conversado con ella. Porque ya hacía

poquito que estaba cambiada, y ella estaba de acuerdo. Y

nadie podía pensar que iba a pasar eso, nadie, yo no lo he

pensado jamás.



- ¿Usted piensa volver?



- No, a Yaquispampa yo no quiero volver, yo voy a

dejar pasar un tiempo hasta poderme olvidar, así, de mis

hijos, me resiente mucho, hasta ahora me resiento. No me

olvido casi ni dos minutos, no me olvido y me acuerdo

mucho. Extraño. Y yo pienso tardar un tiempo por acá y

volver a Las Animas, ahí vivíamos. Yaquispampa teníamos la

escuela, los chicos iba, de la casa de Las Animas está a

dos horas, más o menos, a la escuela de Yaquispampa.



- ¿Usted nació allá?



- Yo he nacido en Las Animas, y mi señora en

Yaquispampa. Yo no pienso irme al bajo, pienso seguir, que

le va ha hacer. Yo me voy a sentir mal, no tengo hijos ni

nada allá, así que, me voy sentir mal, yo, cuando pueda,

quiero olvidar un poco, voy a extrañar mucho.



- ¿Cual piensa que va a ser la situación de su mujer?



- Yo lo quiero hacer llevar al siquiatra, para que

se recupere bien, bien, y después ya veremos. Porque ella

recién cuando se ponga bien va a decir bien lo que pasó.



- ¿Y la relación de ella con los otros hijos más

grandes?



- Todo bien, toda la familia bien, nunca hemos

peleado, nunca con los hijos más grandes, no hemos tenido

ningún problema entre nosotros.



- ¿Quienes vivían en la casa?



- Mis hijos grandes ya no vivían junto con nosotros,

a veces venían. Vivían allá en el campo, lo que yo estaba

con ella y con los cuatro chiquitos, éramos

permanentemente que vivíamos en casa. Esas son las cosas

todo que me pasó a mi. En los diarios sale una cosa un

día, una cosa otro, yo no se quien les da esa información.

Eso no puede ser, eso yo quiero que... Salía que en

Yaquispampa pasó todo esto, y no era así, no es así. Yo

quiero que sin saber no saquen nada por el diario porque

no saben realmente como son las cosas, que sea lo exacto.

Lo quiero contar también que el enfermero sanitario de

Yaquispampa, el señor J. R., no fue nunca en todo el

invierno al monte a ver, a visitarnos, a preguntarnos,

como estamos.



- Usted cree que si hubiera ido hubiera visto la

situación.



- Si, porque él está para eso. Y no se lo vio nunca

en todo el tiempo del invierno, no fue a visitarnos, nada.

En ningún momento. Y eso es todo.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /