Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / TRENZADO DE PAJA SUCIO SEGUNDA PARTE LOS INOCENTES
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

TRENZADO DE PAJA SUCIO SEGUNDA PARTE LOS INOCENTES

1



la abuela subió al cerro con los nietos

incluso con aquel postrado hasta hace un tiempo

desahuciado por los médicos

causa de dolor de la familia

y descartado ya para la vida extensa



y con los dos peones y los burros que cargaban el cemento

para cumplir la promesa

levantarle el altar a los inocentes



y los peones que ella pagaba con su jubilación

empezaron a trabajar levantando las paredes

y ella puso el exvoto de una pierna

la primera que inauguraba el muro pintado a la cal



pero en el oratorio no había imagen

y puso una de una Virgen que llevaba en el bolso



le había sido devota por años

y tenía buen olfato milagrero

tanto que cuando supo del sufrimiento de los inocentes

creyó y rezó y su nietito recuperó las piernas

pobrecito

vaya a saberse porqué no podía caminar



2



vio en el mercado un muñeco lindito

su cara de goma tenía una sonrisa

y los debieron hacer en molde

muchos iguales, rubiecitos

con los cabellos de nylon duros

sonrojados en los cachetes

pensando aún que no es gran cosa presentarse ante el

Señor –

se dijo,

y los compró ahí nomás

cinco eran



la abuela ya no podía subir al valle

no por más dolor que el de los años

si había andado a cada altar para pedir por su nieto

si había criado a los hijos de sus dos hijas como propios

y les dio dos jornales a un vecino

para que los subiera

para que los pusiera junto a la madrecita



3



porque sabía que el dolor abre las puertas del cielo

quienes sufren sin más causa que la vida

pueden pedir por todos nosotros



otros son los santos de la voluntad

los del cilicio

los santos sabios que se yerguen en la iglesia



pero estos, los angelitos

inocentes de toda culpa en las pampas de la vida



un suspiro de alma condenada como un brote

que la huella de un perro aplasta



y lanzados al sufrir tan inocentes

Dios mismo los sacrifica para que su dolor de fruto



4



lo sabía como cosa cierta



como sabía que su nieto ha de morir o caminar

porque por la fe se camina hasta en las aguas



y eran inocentes como él

que no podía ponerse en pie sin haber pecado

los que iban a llegar al cielo y decir en un susurro:

sea nuestro dolor su pago



tan sencilla teogonía

no podía refutarla la realidad

sabía que el niño iba a andar



y cuando lo vió jugar a la pilladita ya sabía



5



lo supo cuando escuchó la historia

y pensó en aquello que había escuchado en la escuela

o visto en la televisión:

para callar la furia del volcán

para mojar la seca

para que se evapore la peste

antiguamente se sacrificaban niños



la Biblia lo decía

cuando Dios le dijo a Abraham

lleva a tu hijo primogénito a la cima del cerro

córtale el cuello en un altar

y le dio un cordero

como Dios dio a su hijo para redimir nuestros pecados

y lo llaman cordero al Cristo



y tampoco el cordero tiene culpa

de nuestra hambre

y es tan común degollarlo para que comamos



somos todos inocentes, decía

arrojados a un viento de infortunio

y unos se ayudan a otros

y al fin todos morimos



6



se condolía de la madre de los inocentes

la que los desangró a cuchillo

como Cristo perdonó a judíos y a romanos

no saben lo que hacen



y fue a visitarla al hospicio

porque el juez tampoco pudo juzgarla

atacada de insanía



y le llevaba ropa

le llevaba bollo fresco

queso de cabra

coca



se quedaba junto a ella

bajo el sol de la tarde

compartiendo el silencio



dejándose mirar por su locura

¿a qué viene esta mujer?



7



ella misma no podía perdonarse

y la abuela no tocaba esos asuntos



dijo:

soy sobrina de una tía tuya

por eso vengo



y era mentira

era para no explicarle su compasión

era para consolarla



8



alguien dijo

que no era en las imágenes la fe

sino en el corazón del creyente



pero la abuela era tan santa que mandaba dar misa por los

inocentes

y su madre

no por ella



se escondía tras los cinco muñequitos

y la imagen de María



se escondía



y la fe comenzó a propagarse como un río desbocado

y muchos creyeron

y hubieron milagros

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /