Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / GRABANDO EN LA CARNE DE LOS MITOS.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

GRABANDO EN LA CARNE DE LOS MITOS.

Entrar al taller de Pedro Molina es dejarse sorprender como

Alicia en el País de las Maravillas. Aquellos que pertenecen

a los relatos encarnan en sus telas y en papeles, lo que

corresponde a lo fantástico toma cuerpo. Jucumaris,

capiangos, mulas almas, lo humano que se envilece en bestia,

ángeles musiqueros que se desprenden del lienzo y

sobrevuelan Casabindo. Otros fueron rescatados de la

historia para darle dimensión de espanto: Felipe Varela y

Gardel, un Lavalle que no es hombre sino lo que del guerrero

derrotado quedó en el cuento. Mitos escuchados en sus

sierras riojanas que se liberan de los sueños para aflorar

en una obra de medio siglo.



Hablar con Molina no difiere mucho de ver su obra. Nos

cuenta de un viejo Goya en Burdeos llevando la litografía a

zonas insospechadas, de un Tiziano de 90 años que asesina a

sus competidores y pinta, de un Velásquez corrigiendo, en la

vejez, cuadros ajenos, de un Dante saliendo del infierno

para ver el agujero negro tras la Cruz del Sur, de un

Alfonso Carrizo pagando diez centavos por copla en el hotel

de su padre.



“Sigo trabajando, - nos cuenta - redondeando ideas, porque

aquí no hay que jubilarse con el pensamiento ni con la

acción, y porque cuando más se siente la cercanía de la

Parca hay que trabajar más. Los tiempos se van acortando.”

Tras su retrospectiva en el museo Sívori de Buenos Aires,

hace dos años, después de haberla colgado en Salta, es esta

la oportunidad de Culturarte. Comenzamos por preguntarle:

¿cuándo es el momento en que un artista admite retrospectivas?



“Una es cuando uno se va poniendo viejo. Otra cuando se

acumulan cosas, y otra cuando se cumple una etapa. A mi, ya

de entrada nomás, me pusieron expresionista. Hice algunas

tentativas de un cierto tipo de arte simbólico, pero no

llegó a ser abstracto porque estaban las formas animales,

las formas vegetales. Desde entrada nomás comencé a ser

influenciado por las costumbres. Después caí a hacer las

supersticiones, a tratar de recrear las creencias, y poco a

poco fue creciendo el mito, que es la otra historia que se

repite pero siempre diferente. El mito sirve para que toda

una comunidad se reconozca a si misma.”

UN BURIL AMERICANO.



“Es imposible ser totalmente americanista, porque tendríamos

que remitirnos al lenguaje con que nos manejábamos aquí

antes de la llegada de los españoles. El del tejido, el de

los quipus, el de los tocapus, que son esos signos que aún

no se sabe qué significan, porque era un lenguaje entre

visual y nemotécnico, pero también están los quipus que era

el arte de llevar en los hilos, por colores, por nudos, por

secuencias de nudos y tamaños, y también por la textura, una

serie de cosas que se han perdido. Los vasos mochicas, los

retratos en arcilla, son extraordinarios, de un verismo que

supera al arte europeo, pero está hecho en barro.”



“En mi hubo quizás un cambio de epidermis, porque, por

supuesto, yo no soy autodidacta. Mientras vivía en los

pequeños pueblos, empecé a pintar, aprendí casi sólo, pero

vi que ser autodidacta es tener patas cortas, entonces me

fui a estudiar a Córdoba, y después me fui a Tucumán a

estudiar con quien en esos momentos era uno de los mejores

grabadores del mundo: Pompeyo Audivert. En el año 66 se me

dio por irme a Europa, incluso perdí una beca porque elegí

España. ¿Porqué no te vas a Paris, a Roma?, me decían. Pero

yo fui a España y me fue muy beneficioso porque toda esa

España negra, toda esa cosa goyesca, tuvo una continuidad

aquí con los cuentos de la salamanca, la brujería. Si vos

ves los grabados de Goya pueden haber sido hechos acá también.”



“A los que conocen arte, o a los que no conocen, les

interesa el grabado porque se ve que ahí yo me expreso

mejor. Como pintor estoy adentro del montón, como dibujante

me destaco un poco más, y como grabador, ahí voy seguro.

Según algunos críticos he creado un lenguaje original. Hay

grabados desde el año 53 hasta la fecha, que por suerte se

han salvado. Yo tuve una vida medio errabunda y se han

perdido las planchas. Y lo voy poniendo en condiciones para

que eso quede ya para un futuro museo o futuras colecciones.

Hay obras sobre la Decadencia y Muerte de Lavalle y su

recuperación, su resplandor, mediante la obra de arte, y

algunos grabados que he hecho sobre Casabindo.”

SIN TELARAÑAS.



“Con una mirada retrospectiva he visto que pese a todo hay

un hilo conductor, no digo una idea, hay una imagen

permanente, que no es una imagen totalmente realista o

naturalista, es una imagen un poco de los sueños, del

subconsciente. Cuando vine de Aimogasta, en los años 50, me

encontré con Ariel Ferraro, y él ya había escrito un libro

sobre Marc Chagall. Después fui a Córdoba y nos hablaron de

William Blake, de André Bretón, así que ya, por suerte,

nunca más me va a entrar la telaraña en la cabeza.”



“Hay una comunicación con las generaciones más jóvenes, pero

no voy a mentir de que sea plena, uno pasa mucho tiempo

metido en su taller y la gente joven va muy rápido,

experimenta mucho. Existe un diálogo, pero no el que uno

quisiera, o lo que los jóvenes quisieran. Hubo un corte

porque los genocidas han apuntado bien, han apuntado a la

gente joven. En ese tiempo fatídico mucha gente joven murió

y hemos tenido que seguir vigentes los veteranos, porque a

los que estaban haciendo las cosas los liquidaron.”



“Ahora estuve pintando un acrílico a un salinero de Hombre

Muerto. Se tiñen sus caras de negro en la mañana, a la

madrugada cortan los panes de sal y salen en bicicleta a

toda velocidad por el calor que viene después y por la

blancura. Está la salina de Gualicho, que se llama así

porque hay la leyenda adonde sale una mujer quirquincho que

tira piedras a los que van de noche. Siempre vuelvo a los

temas estos del paisaje, el tema de la distancia, y trabajo

así en forma repentina. De pronto hago acuarelas, hago dibujos.”



“Para que aparezca la inspiración hay que trabajar mucho,

¿no? Y con estos nuevos descubrimientos de lo fractal, de la

nueva geometría, se vio que lo que parecía casual tiene un

sentido. No estoy capacitado para hablar sobre eso, son

cosas científicas, pero pienso que el mismo caos tiene un

sentido, hay un ordenamiento del caos, aunque parece

contradictorio.”

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /