Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 214. NI EL PUCHERO.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

214. NI EL PUCHERO.

- Antes había palabra, - dijo el abuelo más joven sin saber

porqué, porque en realidad todos estaban pensando en la

joven de pantalones rojos que acababa de estremecer la

vereda tilcareña.



- Si un hombre se cortaba el pelo con un peluquero, podía

tenerlo hasta la cintura pero jamás iba con otro, - dijo el

barbero. – Así eran los clientes.



- Difícil que lo hicieran, - dijo el vallisto y preguntó: -

¿Cuántos peluqueros había en sus tiempos en Tilcara?



- Una vez hubo otro, - le respondió el rapabarbas. – Usted

no va a creer lo que le cuento, pero iban con él sólo los

que no me hablaban. Porque ustedes saben, no hay como los

pueblos chicos para las peleas.



- Siempre hay un motivo.



- Si uno tocía, ya andaban diciendo que tenía tuberculosis,

y si tocía de nuevo, confirmaban el rumor.



- Pero sus clientes le eran fieles, - dijo el comisario casi

preguntando.



- Los hombres son más fieles a sus peluqueros que las mujeres.



- Antes, los pelos se cortaban en las casas, - recordó el

mayor de los abuelos.



- ¿Y qué pasó con la competencia?, - quiso saber el comisario.



- Un día nos perdimos juntos y nos hicimos compadres. Vean

como son las cosas.



- Suele pasar.



- Entonces le dije que se dedicara a la carnicería, ¿vio?

Hasta aporté para que comprara su primera media res, y no le

fue mal.



- ¿Era el único carnicero del pueblo?



- No, - dijo el peluquero. – Pero con el otro yo no me

hablaba. Un día me vendió un blando más duro que el hueso.



- Es un motivo para sacarle el saludo, - dijo el vallisto.



- Pero los que eran sus clientes, a mi amigo no le compraban

ni el puchero.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /