Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 218. PASANDO LA CUARESMA.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

218. PASANDO LA CUARESMA.

Si es por contar, dijo el peluquero, les cuento del Tito

Venancio, hombre que murió para el Jueves de Comadres,

aunque nadie lo supo. Con sus amigos habían dejado a las

esposas para festejar, y se fueron a beber al Salón

Municipal, donde se homenajea a las comadres y siempre hay

algo que pescar.



Pero esa vez se macharon tanto que ninguna iba a prestarles

atención, y hasta se olvidaron para lo que fueron y buscaron

un boliche para seguir bebiendo hasta el mediodía del

viernes. Pero ninguno se había dado cuenta que, para ese

entonces, el Tito Venancio ya estaba muerto, aunque tan

lleno de alcohol que se quedaba sentadito en su silla.



Que se la pasaran bebiendo el carnaval grande no llamaba la

atención de nadie, y menos a sus esposas, pero tampoco se

movieron pasado el miércoles de cenizas, y el cadáver, de

tanto alcohol que llevaba adentro, no se pudría, y nadie se

daba cuenta que estaba muerto.



Empezaron a sospechar cuando en dos semanas no se levantó

para ir al baño, cosa que, si bien no hacía muy a menudo, le

pasaba cada cuatro cajas de vino, y entonces se había

demorado. A una cuenta hipotética de diez litros por día,

para hacerla fácil, por diez días daba como cien, y nada.



Pero los ebrios no suelen llevarse bien con las matemáticas,

y sus esposa se habían acostumbrado a sus ausencias, y

hasta, tal vez, las festejaran. Al fin alguien le preguntó

si no era hora de que no se comiera una empanada, y el

cadáver de Tito Venancio, de tanto estar muerto, ladeó la

cabeza para un lado y todos creyeron que dijo que no y se

quedaron tranquilos.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /