Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 230. SUEÑOS COMPARTIDOS.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

230. SUEÑOS COMPARTIDOS.

Los abuelos se besaron y ella, como suele suceder, por más

que haya nacido hacia el veintitantos, quiso soñar un

futuro. Fue modesta. Antes hubiera querido hijos, casa, tal

vez un vehículo, pero dijo ahora que apenas si muchas tardes

sirviéndote tu plato favorito, el capitulo de una telenovela

compartida, la fila en la puerta del consultorio del médico,

que lleves las bolsas desde el mercado hasta la casa, que

les cuentes cuentos a mis nietos y a los tuyos, todos juntos.



El le agregó a su sueño el diario sobre la mesa asoleada por

la mañana, una radio encendida que apenas se escuchara, el

olor del guiso a mediodía, la sábana tendida sobre la cama,

una flor en el vano de la ventana y un beso en su cara de

vez en cuando. Ella le dijo: me gustaría afeitarte la barba.

Y él: quisiera comprarte un vestido.



Suspiraron al unísono, como si compartieran el momento del

placer sexual, y se tomaron las manos. Tal vez pidamos

demasiado, dijo ella, y él no dijo nada. Lo sabía pero

prefería callar. Luego se pusieron de pie para que la

acompañara hasta la casa, lentamente por las calles

conocidas que entonces eran mágicas.



Si se cruzaron con algún conocido, debieron contagiarle su

felicidad. Un perro mordió la botamanga del pantalón del

anciano y él ni lo notó. Lo iba a saber cuando lo colgara

sobre la silla, junto a su cama, ya sólo. Ahora era el

tiempo de dejarla en la puerta de su casa, como se pone un

avecilla sobre el nido, y de volver a besarla, esta vez

brevemente, en los labios. Hasta mañana, amor, le dijo ella;

hasta mañana, amor, le dijo él.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /