Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / IMÁGENES DEL CARNAVAL NACIENTE. CON TALCO, BRINDIS Y DESBORDE.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

IMÁGENES DEL CARNAVAL NACIENTE. CON TALCO, BRINDIS Y DESBORDE.

TILCARA ESTALLA EN LA TARDE DEL DESENTIERRO.

Tuturututú tutururú tutururú, dicen las trompetas mientras

un niño en hombros grita ¡chu! porque el diablito salió de

su entierro, como la chacra, y es como si Maradona volviera

a pisar el césped: todo se enloquece, es difícil enfocar la

cámara de fotos, y si hace cinco minutos estaba fresco, sin

que se hayan corrido las nubes, un vapor como de sauna lo

envuelve todo y los cuerpos se abrazan, se felicitan, se

entalcan. No es nada más, ni nada menos, que el Carnaval que

vuelve para demostrar, una vez más, que la tierra es

redonda, que gira en torno al sol y que la primavera se

volvió verano para acercarse al otoño.



Para los niños es como los Reyes Magos: ¿dónde estuvo el

diablito todo el año? ¿Debajo de esas piedras del mojón?

¿Quién le alcanzaba la comida? ¿Cómo es que no está sucio de

barro?, pregunta el más perspicaz, que ya empieza a pisar el

escepticismo. Y los padres, que parecen querer prorrogarle

la magia un año más, no lo desmienten, y cae la espuma como

si fuera nieve, se desea feliz carnaval, se empieza a

olvidar el paso de la adoración para retomar el de la

fiesta, y salen a cortar las rutas en filas de a dos, tan

parecidos a las procesiones, pero exultantes.



Los estallidos son casi simultáneos. De allí vienen las

banderas coloridas con otro diablito en andas. Del cerro

bajan otros, en una esquina del pueblo otra, en algún

momento cualquiera se confunde y está donde no debe estar

porque, sin saber cuando sucedió, aparece en el seno de otra

comparsa. Alguien que acaba de bajar del ómnibus, con la

mochila en la espalda, no sabe si buscar alojamiento o

arrojar sus cosas por donde sea y salir corriendo y

bailando, conjunción difícil, mientras una moza, que tal vez

para la semana será mujer, se siente la reina de una

monarquía anárquica, cosa que sin lugar a dudas es, porque

es joven, y por ser joven es bella y sonríe.



Alguien insiste con su celular buscando vaya a saberse a

quien, porque no se escuchan los timbres entre las

trompetas, como si fuera una trampa del Diablo, y otro

descubre el sabor de la chicha. Las espumas en aerosol se

cotizan como en Wall Street: cuatro pesos y medio, cuatro

pesos, hasta tres pesos y ¡vendida!, y detrás de la máscara

el disfrazado me pregunta, con la voz impostada: ¿va a salir

esta foto en el Tribuno? Alguien le responde: si, en la

contratapa, y el diablito muestra la punta de su cola como

para demostrar que es bien macho, o vaya a saberse para que.



Con esfuerzo, la comparsa con sus bailarines toma una

pendiente. Aquel que nomás por la mañana dijo: esta vez no

voy a carnavalear, te mira con un gesto de qué le vamos a

hacer, ya entalcado y ebrio, y las trompetas dicen:

tuturututú tutururú tutururú, y un caballero pide permiso,

una mujer se quita el sombrero y, acariciándole el rostro,

el hombre la entalca para que quede pálida y hermosa como

una geisha.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /