Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 262. LA LLEGADA DE TOM.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

262. LA LLEGADA DE TOM.

Entrada la siesta, Isidoro Ducase le contó a Juan José

Ferreira Mirando al historia de Tom, que había estacionado

su camión al costado de la ruta, donde el asfalto se mezcla

con la tierra. La cuesta los había cansado por igual, y

motor y camionero descansaron a la espera de los hechos. Tom

encendió un cigarro.



¿Qué fue lo que lo hizo entrar al pueblo? Algunos dicen que

fue una silueta morena que no volvió a encontrar, y otros

dicen que vio un pájaro que sobrevolaba el puente, y que

pensó que ese era su destino. Tom hablaba mal el castellano

y sólo repetía, como un loro amaestrado: I´m peronista,

aunque era probable que no supiera lo que quería decir.



Se lo habían enseñado otros camioneros de otras rutas, tanto

como para divertirse como quien le da cubiertos a un mono.

Pero Tom no era un animal sino que era extranjero, y se

dejaba embromar por los otros camioneros medio como un

juego, aunque pensaba que le habían enseñado una mala palabra.



Lo hicieron un poco por maldad, porque era el año 56, cuando

decir lo que decía, aunque fuera en inglés, era sañudamente

perseguido. Lo cierto es que a ningún policía se le ocurrió

decirle nada, medio porque Tom era a simple vista un

extranjero, medio porque era muy grande, medio porque hacía

demasiado calor o porque los mismos policías eran peronistas.



Lo cierto es que, vaya a saberse porqué, hace 52 años que

Tom entró al pueblo, dejando el camión en la otra banda, se

sentó a la mesa, le sirvieron un locro y después del locro

le dio la modorra de la siesta, se echó a dormir y ya no se

fue nunca más.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /