Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 269. OFICIO ERRANTE.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

269. OFICIO ERRANTE.

- Si algo no puede un camionero, - dijo Isidoro Ducase que

Tom le dijo, - es quedarse quieto, salvo que sea frente al

volante. Así acumulé fronteras hasta llegar a la Quebrada,

donde me quedé.



Dijo Isidoro Ducase que Tom, entonces, guardó silencio, tal

vez esperando que le preguntara porqué se quedó. Pero

Isidoro Ducase pensaba que los amigos no deben andar

preguntando, salvo que el otro quiera decir, y entonces se

escucha.



- No le voy a decir que no extraño la ruta, a veces sueño

que estoy en la cabina de mi camión y que el camino pasa por

debajo de las ruedas para perderse a mis espaldas. Pero cada

año estoy más viejo para volver al oficio y me quedo.



- Se dice que nunca salió del pueblo, - dijo Isidoro Ducase

como para que respondiera si quería responder.



Tom lo miró fijo.



- Vea, - le dijo. – Se dice entre los camioneros que Dios

nos da una cantidad de kilómetros que debemos recorrer.

Cumplido ese metraje, ya no hay forma de movernos.



- ¿Y usted cree que los cumplió?



Tom miró hacia el horizonte, donde atardecía, con ese gesto

tan yanqui que parece de bobo pero resulta de sabio.



- Lo sabré cuando llegue la hora, - dijo al fin, - no sea

que me pase como a ese viejo marinero que conocí en

Colombia. Decía que ya había tenido suficiente mar como para

poder irse a vivir a la montaña, donde me contó esta

historia. Una mañana va a la cocina, se sirve un baso de la

pila, se le cae el vaso, se resbala con el agua y a la tarde

lo estábamos velando. Era evidente que le faltaba un vaso de

agua.



- Vea que cosa.



- Por eso le dije que nunca se sabe.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /