Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / BAJADA TILCAREÑA DE LA VIRGEN DE COPACABANA.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

BAJADA TILCAREÑA DE LA VIRGEN DE COPACABANA.

LA MULTITUD DE SIKURIS Y DE PEREGRINOS VOLVIO A ESTAR

PRESENTE.

El viento cargaba el sonido de las acequias que atraviesan

el Huasamayo cuando, lejos pero cada vez más presente,

primero el redoble y al fin las cañas hacían saber que la

procesión estaba llegando al pueblo. Era cerca ya de las

seis de la tarde, y los rostros cansados se echaban junto a

los últimos calvarios, esperando el momento en que la

entrada los convoque para sus últimas fuerzas. Entonces,

cuando la Virgen de Copacabana del Abra de Punta Corral se

acercó a las Siete Vueltas, y luego al lecho seco, entre

cardones y molles, se redoblaron los soplidos y los pasos

se acompasaron en un ritmo que parecía desmentir la larga

peregrinación.



Los calvarios la recibían con el colorido de las flores y

los frutos que nos dejó el verano, en tanto que los

promesantes cargaban en lo alto de sus mochilas, junto a

los banderines, el perfumado arca yuyo que crece en los

valles y ayuda a la digestión. Luego las bombas estallaron

contra los barrancos, poco antes de que el atardecer se

cerrara tapado de nubes grises. Así, con el porte y con el

ritmo de los hijos que vuelven victoriosos, los sikuris

pusieron su suela en la calle que bordea la usina, ya en

Tilcara, para muchos en casa, para otros el momento de

descansar antes de retornar a sus respectivas comunidades.



La iconografía fue de lo más variada: gorras del ejército

norteamericanos con el retrato del Che Guevara; la whipala

y la bandera papal; para muchos la inscripción del nombre

de su banda; una hoja de marihuana bordada en una gorra de

lana; las gorras marineras de Antenor Sajama; colores que

hacen pensar en Boca y en San Lorenzo y, por detrás, burros

y caballos con el andar lento del cansancio. Imágenes

superpuestas ya cuando se comparte el vinito o la ulpada

del regreso.



Con un pasacalle tomado de manos infantiles desde los

extremos, se anunciaba el sesenta aniversario de Defensores

Argentinos, una de las más tradicionales formaciones

sikureras, origen de una tradición que nació hacia los años

30, un siglo después de la aparición de la Virgen, y que

entonces no admitía, como hoy, la participación de mujeres

ni de niños. Los años que matizaron aquellos rostros recios

de antaño, le han llevado a Punta Corral, por sus caminos

de herradura, también una cerrada multitud de feligreses.



Los ecos quedaron en las paredes que ladean el Huasamayo,

donde ya la noche se llevó las voces y las bombas sonaban

lejos, en el pueblo. La nariz de un zorro puede colarse

tranquila sobre el fácil resto de un tamal, y el sonido que

vibró en su barro, tal vez termine por dar en una arcilla

preñada de fe y de arte populares. Desde entonces, con el

cansancio del andar y de los brindis a la vera de las

calles, mientras aún se espera la presencia de las ermitas

para el viernes, para el quebradeño hay un ciclo que nunca

acaba, que es el eterno anillo del andar y la memoria, que

teje la identidad con lo persistencia de lo que retorna.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /