Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 295. CONFESION DE LA BELLA.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

295. CONFESION DE LA BELLA.

Algún hombre, alguna vez, dijo la hermana de Etelvina, me

dijo que era tan hermosa que los muchachos de mi edad me

debían creer inalcanzable. Por eso nunca tuve noviecitos

sino amantes. ¿Alguien puede pensar entonces que me digo

bella por vanidad y no por dolor? Mi hermana, en cambio,

salió ilesa de esas heridas del amor.



No sólo me odiaban las esposas de los hombres que me

deseaban más que a ellas, sino mis compañeras de curso, y

todo por un don natural del que no tenía yo la menor

culpa. Veían en mi una especie de insulto, no a su

fealdad, porque no eran feas, sino a esa medianía de no

ser ni horrible ni hermosa sino normal.



Si yo me maquillaba para ir al baile, pensaban que

haciéndolo me igualarían, pero, por la mañana, cuando

íbamos a comprar el pan, con la cara lavada era más

atractiva que ellas con sus mejores galas. Debí tener

quince cuando se me ocurrió afearme, y no había innovación

que hiciera con mis cabellos y en mi ropa que no se

convirtiera en moda.



¿Cómo escapar a mi destino? Sólo un carnaval fui feliz, y

sólo por unos días. Me había disfrazado de bruja, y no

ahorré verrugas que casi me tapaban la cara. Me había

engordado la cintura con trapos y fajado las lolas, y así

pasé desapercibida hasta que me puse a bailar. Bebí,

movida por la alegría de ya no ser hermosa, y en bailar y

en beber se me rompió la pollera y se me vieron las

piernas.



No me di cuenta hasta que el silencio me hizo saber que

los músicos dejaron de tocar para mirarme embobados. Tan

bien hecha estaba que sólo una parte mía alcanza para

volverme irresistible.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /