Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 325. IMAGINE LA ETERNIDAD.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

325. IMAGINE LA ETERNIDAD.

Don Arturo vio como el último gaucho montó su bestia y

cabalgó lento para el lado de la puna, buscando esperanzado

que en algún trecho lo alcanzara al fin la muerte. Es feo

quedarse sólo, les dijo a los abuelos en la mesa del bar,

ya no tener nadie para compartir las cosas que uno conoce.

Eso les pasa a los viejos, dijo.



- Esta misma mesa es una bendición, - agregó el

peluquero, dando por cierto lo que decía don Arturo. -

¿Cuántos de nuestra edad tienen compadres con quienes

seguir conversando?



- Si yo, con ser el más joven de todos, entré a la

academia cuando asumía Onganía, - dijo el comisario.



- Si así es la vejez, - dijo el mayor de los

abuelos, - imagínense ustedes lo duro que debe ser eternos.



- Ni por asomo lo envidio a Dios, - dijo el abuelo

más joven, nacido allá por los años treinta.



- Bueno, - acotó el vallisto. – Dicen que en la

eternidad tendremos un cuerpo y un alma renovados. Que

seremos distintos, algo mejor que esto que somos.



- ¿Y a donde irá a parar tanto recuerdo?, - quiso

saber el peluquero, y a sus contertulios les brillaron los

ojos por alguna memoria pícara.



- Que quiere que le diga, - dijo el más antiguo de

todos. – Ya la misma memoria es distinta de aquel beso, de

aquella caricia, una mano en una cintura, una mirada caída

con coquetería…



- Pare, compadre, que se me hace agua la boca.



- Y para más, que si nos llega el asado nos encuentra

sin dientes.



- Vaya que tuve buena dentadura cuando chango. Era

capaz de partir un hueso de sólo morderlo, y ni hablemos de

besar, que ha conocido demasiadas bocas esta boca.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /