Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 338. LA OFRENDA.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

338. LA OFRENDA.

El curita y el espanto se encontraron en el abra, y eran

sólo dos siluetas recortadas sobre la oración, pero todos

sabían que allí se daba una conversación que dirimía temas

trascendentes. Tres, cuatro días habrán estado allí, solos,

sin echarse a dormir ni sentarse a comer, tanto que en el

caserío se organizó una colecta para llevarles vino, coca y

comida.



El almacenero, que había sido policía y contrabandista,

pero sobre todo buena persona, puso un par de damajuanas,

medio kilo de coca y cinco bollos, y cuando su esposa le

preguntó para qué tanto vino tratándose de un padrecito y

un endemoniado, el almacenero dijo:



- Pero mujer, no hay que ser mezquinos con las cosas

sagradas.



La cuñada, que los escuchó tras la puerta, fue corriendo a

contárselo a su marido:



- Si mi hermana, con lo avara que es, permite que su

marido les ofrende todo eso, nosotros no podemos menos que

faenarles dos cabritos, y llevarles también un par de

quesos.



Le dijo que, además, su cuñado aseguraba que se trataba de

algo sagrado, y al verlos llevar los animales, quien pudo

puso papa, choclo, charqui, oca, haba, tejidos para el

frío, sombreros para el sol, un cuchillo para que el

espanto se pudiera cortar la barba y, por si hacía falta,

alguien también puso una estampita de Santiago.



Dos peones, que no tenían nada para ofrendar, se pusieron a

hacer el fuego para asar la carne y hervir el resto,

cortaron queso y pan que, con dos vasos de vino, sirvieron

para que se entretuvieran hasta que estuviera el asado, y

fueron los únicos testigos de las cosas que ocurrieron.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /