Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 349. CORO EN EL CERRO.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

349. CORO EN EL CERRO.

El campesino se acercó al largo escritorio de madera, se

arrodilló ante el obispo y le besó la mano. El obispo le

dijo que mejor se sentara en la silla y le dijera para qué

era que lo quería ver, insistiendo durante semanas ante sus

secretarios. El campesino le dijo que había conocido a un

curita que durante cuarenta años estuvo perdido en el cerro

bautizando espantos, y el obispo le dijo que no tenía

noticia de ningún sacerdote en esa condición.



Sin embargo, le dijo el campesino, eso es lo que tengo que

decirle, el mismo curita me rogó que le contara. Me llevó

hasta una vertiente, detrás de la cual había una multitud

de almas que cantaban en completa armonía, como un coro de

iglesia, pero el que no era coquena era duende, o sirena, o

diablito de carnaval, aparecido o mula alma.



El curita perdido me dijo, le dijo el campesino al obispo,

que se había dedicado a salvarlos por pura compasión,

porque los duendes no tenían culpa del aborto en que los

ahogó su madre, ni la mula alma debía pagar eternamente el

castigo por un amor impuro, ni el coquena debía vagar

solitario por toda la eternidad por haber sido una deidad

pagana y, ahora, demoníaca.



El obispo lo escuchó como quien escucha a un alucinado, y

antes que a los teólogos lo hizo consultar con médicos. El

curita, que lo había enviado para que diera testimonio de

su obra, esperó en vano a que regresara, porque desde

entonces el campesino siguió contando los milagros que vio,

pero sentado en un banco del Sequeiros, donde murió viejito

y lamentando que no lo asistiera el curita perdido.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /