Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 372. LOS DOS EQUIPOS.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

372. LOS DOS EQUIPOS.

No pudimos sino seguir hablando de fútbol, porque, y es

cierto, se trata de una pasión nacional. Así fue que el

mayor de los abuelos recordó sus años mozos, cuando jugar

al fútbol era una odisea que comenzaba temprano por la

mañana, y recién podía concretarse cuando se habían sacado

las piedras que el río dejó en la cancha.



Eramos dos equipos, nos contó, pero había veces en las que

tenían que jugar las mujeres, no porque en esa época se

hablara siquiera de feminismo, sino porque éramos pocos. No

eran los mejores partidos, porque las mujeres no fueron

hechas para fumar ni para jugar al fútbol, salvo cuando

aparecía la Juana, una chola gordita, creo que hija de

potosino, que se levantaba las polleras y jugaba como los

dioses.



Ni Maradona tendría algo que hacer al lado de la Juana,

pero el padrecito se acercó a la cancha antes de jugar, se

sacudió el polvo de la sotana, y nos dijo que esas cosas

llamaban a equívoco, y que era preferible jugar cinco

contra cinco, pero entre hombres. Tal vez haya citado

alguna frase del Evangelio, o tal vez mencionó algún

castigo para estos casos, siempre en su mal castellano de

italiano, y la Juana se dedicó a otras cosas, que nunca le

salían tan bien como jugar al fútbol.



Por suerte la heredaron sus hijos, que la reemplazaron uno

para cada uno de los equipos. La cosa es que siempre salían

empatados, salvo que uno de ellos se enfermara y no

viniera. Para ganarles, lo que hacíamos era machar en la

noche al hijo de la Juana que jugaba para los otros, pero

tenía aguante y dormirlo nos costaba sus buenos pesos.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /