Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 377. LA BENDICION.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

377. LA BENDICION.

La Morocha le dijo al Negro Martínez que trabajaba en una

casa de familia, y que ese día estaba de franco, que era

como enrostrarle toda una declaración de amor o algo

parecido. Llevaba una pollera floreada sobre blanco que le

insinuaba el muslo y se desnudaba hacia los tobillos, y

cuando se desconcentraron la llevó hacia donde debía

reunirse, un lugar en el que había mucha gente, entre ellas

Evita, hermosa y exultante de victoria.



Ya les dije que esto sucedió en Buenos Aires el 17 de

octubre del 45, y todo parecía tener el olor de la tierra

después de la lluvia. Apenas si se conocían, pero aquello

los marcaba de por vida, porque nacía una patria en el

mismo día en el que nacía su amor. Como tantos, y medio por

cuestión de fe, se le acercaron, pero debieron esperar

largo rato hasta que les tocara el turno de poder saludarla.



Ella les preguntó de donde eran, y él le dijo que acababa

de llegar de Tucumán, donde trabajaba en la zafra, aunque

era jujeño. Evita lo miró con afecto, y después miró a la

morocha. Mucho tiempo después comprendió que había hablado

con la mujer de un hombre que iba a ser presidente, y le

dijo que no entendía nada de política, pero que la iba a

seguir hasta la muerte.



No le mintió, pero eso se iba a saber con el tiempo. Por

entonces las cosas recién comenzaban, y Evita le preguntó a

qué se dedicaban. A pesar de que el Negro Martínez hubiera

dicho que era cañero, la Morocha le dijo que era cantor de

tangos, y Evita lo miró con orgullo y le dijo:



- Ya hasta el tango lo cantan mis cabecitas, vean

como cambian las cosas.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /