Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 396. PARA CAUSAR DAÑO.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

396. PARA CAUSAR DAÑO.

Como les dije, la mujer que me visitaba todas las tardes me

confesó que era un alma que penaba, y así fue que se me

volvieran claras tantas cosas. Primero, que nunca la viera

venir desde muy lejos, sino que era como si apareciera un

poco por debajo de la esquina, pero también que las

vecinas, cuando me cruzaban por la calle, se persignaran.



Yo ya estaba perdido, de todos modos, enganchado con ella

como si me hubiera atado con una brujería, y a la vez

desesperado porque, sabía, al llegar mi mujer se lo iban a

contar y se iba a armar el gran lío. Una de esas tardes, lo

recuerdo, tuvimos un diálogo que me espantó, porque en él

supe que esa mujer, que había reconocido ser un alma

castigada, me demostró que no me amaba sino que me odiaba,

y que debía ser por ello por lo que estaba conmigo.



- Podrías no mostrarte tanto cuando llegás, - le dije

en un arrullo. – todo el barrio sabe de tus visitas.



- Para eso es que vengo, - me respondió con una voz

que se fingía de cariño.



- ¿Para eso venís?



- Para que me vean entrar a tu casa, - me dijo

mientras me besaba.



Tardé unos minutos para reponerme de sus palabras, y le

pregunté:



- Pero así me causás mucho daño.



Ella sonrió y estaba todo dicho: había aparecido en mi casa

para causarme daño, y yo, que al fin de cuentas soy un

hombre, no pude sino caer en la tentación y perderme. Veía

con toda claridad como con cada caricia suya se perdía toda

mi vida, mi joven matrimonio, un amor que no me había dado

el menor motivo para la queja, y no sólo aceptaba ese

destino sino que hubiera hecho de todo para no perderlo.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /