Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 417. RAMITO DE ALBAHACA.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

417. RAMITO DE ALBAHACA.

La cosa es que las mujeres de antes, pero de mucho antes,

dijo don Arturo, del tiempo en que llegaron los incas o los

españoles, quien sabe, esas mujeres, para engalanarse y

seducir, lucían en sus cabellos ramitos de albahaca, como

hoy lo hacen para los carnavales. Las extranjeras llegaron

con sus costumbres, que eran de usar pendientes de oro, y

como aún nos sucede, nuestras mujeres empezaron a usar

pendientes de oro creyendo que eso era belleza y no los

toscos ramitos de albahaca de sus abuelas.



Así fue que esas piedras, que aquí se usaban para pocas

cosas, sirvieron para fabricar miles de aros, pulseras y

collares, multiplicándose su valor hasta volverlo imposible

para quienes, por ejemplo, tenían muchas hijas mujeres.

Porque las familias de muchos varones y pocas niñas, capaz

que les hacían el alhajerío de oro, pero era difícil,

pongamos, para un hogar con cinco damitas, así que nacieron

las primeras diferencias sociales en esta Quebrada, que

antes no existían porque, ¿quién no tiene un poco de tierra

para plantar albahaca? Fíjense como eran antes las cosas,

que con algo tan sencillo se engalanaban las mujeres.



Pero no fue sólo eso, porque la albahaca, además de estar

al alcance de todos, era una incitación al deseo. Usted

sabe que uno la huele y se embriaga, la sigue hasta los

cabellos de una dama y ya se muere de ganas de ser feliz

con ella. Comienzan las sonrisitas, las caídas de ojo, la

mano sobre la mano, y nace el romance. Vale decir que, con

los pendientes de oro, se perdió para siempre nuestra forma

ancestral de amar.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /