Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 423. LA PRUEBA.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

423. LA PRUEBA.

La chica, que según todos era tan bella que iba a ser la

reina de la escuela, apareció muerta en el vestuario cuando

sus compañeras desfilaban, y al poco rato los hombres, que

habían seguido al fugitivo, dieron con su hermano, que

tenía la ropa ensangrentada. La policía se lo llevó y quedó

encerrado en un cuarto de la subdelegación hasta que

llegaran las instrucciones del juez.



A falta de criminólogos, se recurrió a un rastreador de

larga fama, aunque anciano, quien se sentó frente el

asesino y le preguntó por lo que había pasado. El joven

levantó la vista, lo miró a los ojos y le dijo que había

exagerado.



- ¿Cómo que exagerado?, - le gritó el viejo

rastreador. – Usted mató a su hermana.



- Digo que no quise llegar tan lejos, pero tenía

motivos.



- Dígamelos, - le dijo el hombre, - aunque no creo

que le alcancen.



- Es que, si se los digo, fue en vano la muerte de mi

hermana, pues.



Los que atestiguaban estos extraños hechos, dentro de los

cuales se desarrollaba un diálogo tan peculiar, dicen que

los ojos del viejo rastreador se detuvieron en el bolsillo

del pantalón del asesino, donde había un bulto. Pocos

hubieran reparado en ello, y menos hubieran pensado que ese

bulto tenía algo que ver con el crimen. Pero por algo el

viejito tenía fama de rastreador, y le pidió que le diera

lo que llevaba en el bolsillo.



El joven lo miró sorprendido, sin duda porque se había

acercado peligrosamente a su secreto, y se resistió cuanto

pudo, pero los otros eran más y pudieron quitarle dos

hermosos aros de plata labrada, como aquellos que usaban

las abuelas.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /