Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 457. APENAS UN BRILLITO.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

457. APENAS UN BRILLITO.

- Así es que fuimos con el rey Arturo, - dijo el

Eustaquio, - para tapar esa lajita que cumplía el deseo de

quien la mirara. Era apenas si un brillito, y en derredor

los antiguos habían pintado una espiral, quien sabe si para

recordar donde estaba, o si para ocultarla, porque no

siempre es bueno que la gente cumpla sus deseos.



- Como le sucedía a la Pancha. Todos la deseaban y

ella deseaba sólo a uno, que justamente era el que ni la

miraba.



- ¿Le era fiel a su esposa?



- No, le gustaban los hombres.



- Miren que mala suerte la de la Pancha.



- Peor le pasaba al rey Arturo, - dijo el Eustaquio. –

Me lo contó en una macha, porque aún lloraba que su mujer,

la reina Ginebra, tuviera aventuras con su mejor amigo, sir

Lancelot, también caballero de la mesa redonda.



- No parece que fuera tan caballero, - dijo el

peluquero.



- Así debía ser entonces, - dijo el Eustaquio. – Los

súbditos le eran fieles al rey en todo menos en cuestiones

de polleras. Por eso es que veía bien eso de hacer

desaparecer la laja que hacía cumplir los deseos al que la

mirase.



- Vea las vueltas de la vida.



- Y el rey amaba a la reina Ginebra con locura, tanto

que la perdonó, me dijo. Pero le quedaba el entripado.



- ¿Y como resolvió ese asunto?



- No lo resolvió, pero sir Lancelot se fue a vivir a

Francia hasta que Arturo lo mandó llamar porque estaba en

apuros.



- ¿No tenía otros caballeros?



- Parece que no, o que se había acostumbrado a que su

mujer tuviera un pata i lana.



- Al fin de cuentas, - meditó el menor de los

abuelos, - que los ingleses no son tan distintos de

nosotros.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /