Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 492. NEGOCIOS CON EL TIO.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

492. NEGOCIOS CON EL TIO.

Ya dentro de la salamanca, la morocha le hizo saber que ni

él ni ella iban a poder salir sin el permiso del Tío. Y eso

al Eustaquio le parecía ser mucho más de lo que había

pensado en hacer por aquella mujer, por exuberante que

fuera. Ya era hombre casado y no había necesidad de andar

haciendo esas cosas, y además que le iba a tomar su tiempo.

¿Cómo le iba a explicar a su mujer la tardanza?



Se había ido en la tarde tras un rastro, medio por hacer

algo nomás, y ahí estaba, junto a la sirena: una mujer

sólida como un churqui y delicada como vicuña, bella como

pocas, por cuya causa tenía que negociar con el mismo

Diablo. Y bueno, se dijo, si hay que hacerlo, hay que

hacerlo, y le preguntó a la morocha donde podía encontrarlo.



- Pero no le vaya a decir que me quiero ir para

adorar en el pesebre, porque entonces seguro que se niega.



- Si usted lo dice, - consintió el Eustaquio y salió

para el lado que ella le indicaba.



Al fondo de la cueva, casi como recortado sobre la piedra

de la pared, el Tío estaba sentado sobre una peña. Llevaba

una coronita de oro, pequeña, como una o dos tallas menor

que su cabeza, aunque su cuerpo fuera más bien como el de

un enano. Las piernas le colgaban sin llegar al suelo, cosa

que no le impidió hablar con una voz de trueno que heló la

sangre del Eustaquio.



- ¿A qué viene a joder usted aquí?, - le preguntó el

Tío sin demasiado ánimo de ser amable.



- Si es por mi, - le respondió el Eustaquio, - me voy

ya mismo. Pero me llevo a la sirena.



Y la respuesta del otro fue una estruendosa carcajada.

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /