Warning: reset() expects parameter 1 to be array, null given in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 40

Warning: Variable passed to each() is not an array or object in /home/intuicio/public_html/andes/texto.php on line 41
Intuiciones / 510. LA PROMESA.
victrola
intuiciones.com.ar
s u m a r i o
Inicio
Genealogía del Diablo
Textos
El Suelo
Intuiciones
El Vuelo
Evangelios Paganos
Laberintos Humanos
Zambas de la Traición a la Patria
Tonadas
Miradas
Contacto
                                   
VIRGENES

Textos de Ricardo Dubin /

cultura

510. LA PROMESA.

Y llegó a Humahuaca cerca de los carnavales. El que lo

reconoció al Eustaquio fue Isidoro Ducase.



- ¿Qué anda haciendo, compadre?, - le preguntó al

Isidoro, que ya estaba medio machadito.



- Una promesa para que me elijan concejal, pues.

Prometí que me iba a machar desde Reyes hasta la fiesta.



- Casi como lo viene haciendo todo el año.



- Pero esta vez en ofrenda, pues.



- ¿Y por qué no prometió no beber un mes y medio? De

paso le hacía un cariño a su hígado.



- Si fuera para diputado, pero para concejal es

demasiado sacrificio, ¿no le parece?



- ¿Y por qué partido se presenta?



- Usted sabe que yo soy un oportunista de la primera

hora, y fiel a mis convicciones, voy a escuchar ofertas.



- ¿Y qué le va a prometer a la gente?



- Mire que se ha venido rebuscado, compadre. Yo, lo

que quiero, es asegurarme el triunfo, después vemos los

detalles. ¿Me acompaña en la patriada?



Para el Eustaquio, lo de patriada le quedaba grande a todo

eso, pero el Isidoro insistió.



- Venga, amigo. Que ahí en el bar ya empezaron la

novena.



- ¿En el bar?



- Nueve noches de canilla libre, - y el Eustaquio

entró nomás, total que entre ebrios se suelen escuchar

algunas verdades.



Y las que estaban ahí eran todas caras conocidas, aunque

con los ojos más rojos que de costumbre, y cuando llegó el

Isidoro levantaron los vasos y brindaron por su triunfo,

que ya daban por descontado. El Isidoro aceptó el vaso que

se le tendía, e iba a dar un discurso cuando, viendo que

nadie se interesaba en escucharlo, hizo un salud, y todos

repitieron como si se tratara de una consigna:



- ¡Salú!

volver arriba
 

® 2006 - Derechos de autor sobre textos e imágenes, reservados y protegidos.

WebDesign: mancovsky
/ clases de percusión en buenos aires / Ashtanga Yoga / taller de percusión, clínicas de percusión, enseñanza todos los niveles /